Elementos que debemos llevar en la mochila en nuestros trekking y rutas, los imprescindibles y los recomendables

La cantidad de equipo necesario para nuestra actividad depende de la duración de la misma, no es lo mismo una salida de unas horas que de varios días, y por supuesto teniendo en cuenta otros factores como el lugar, el clima, etc. , pero incluso para pequeñas salidas a lugares cercanos debemos contar con elementos básicos, de hidratación, de alimentación, de orientación,  de seguridad, etc. que no deben faltan en nuestra mochila. Nuestro equipo debe de una u otra manera tener cubierto lo que se denomina como los diez sistemas funcionales esenciales:

  1. Orientación y localización
  2. Hidratación
  3. Nutrición
  4. Aislante térmico
  5. Refugio de emergencia
  6. Fuego
  7. Iluminación
  8. Primeros auxilios
  9. Kit de herramientas
  10. Protección frente al sol

El objetivo ideal es tener cubiertos todos lo sistemas funcionales con el menor peso posible. En este punto entramos en la búsqueda constante de equipo multifuncional  y ultraligero que aminore el peso de nuestras mochilas sin perder, o incluso mejorando su funcionalidad. 

 

Orientación y localización

El mapa, la brújula, los receptores GNSS (GPS y demás) y los teléfonos móviles son los elementos principales en este sistema. Localizadores vía satélite como SPOT, o aparatos de búsqueda de víctimas de avalanchas ARVA puede resultar muy útiles o imprescindibles en determinadas circunstancias.

Los receptores GNSS (GPS y demás), son los instrumentos de localización más precisos y potentes para orientarnos durante nuestros trekkings y se han convertido en un elemento indispensable para orientarse en cualquier actividad que se realice al aire libre. Es necesario comprobar siempre la carga de las baterías y es muy recomendable llevar unas de repuesto. De cualquier forma un mapa topográfico de la zona y una brújula continúan siendo los elementos de orientación básicos en entornos naturales. Este dúo no debe faltar en nuestras mochilas aunque llevemos un buen receptor de GPS. No solo complementan a nuestro receptor, también tenemos que tener en cuenta que los elementos electrónicos pueden fallar, agotarse las baterías, tener problemas de cobertura o dañarse. Incluir un buen altímetro barométrico puede ser también una buena idea, imprescindible si nuestro receptor GPS no lo lleva incorporado.

Brújula - GPS - Altímetro
Los elementos básicos de orientación son el mapa y la brújula y en las zonas de montaña un altímetro puede resultar imprescindible. La potencia del GPS y su fácil utilización lo han convertido rápidamente un una herramienta imprescindible en actividades al aire libre. Izquierda: Brújula de espejo - Centro: Receptor de GPS - Derecha: Altímetro barómetro analógico

Como elementos de localización o emisión de señales tenemos, partiendo de los más básicos, el silbato y el espejo. Por su reducido tamaño y peso, siempre es recomendable llevar un silbato, y puede ser una buena práctica dotar a los más pequeños de uno, siempre que los enseñemos a usarlos como elemento de emergencia, o establecer una serie de códigos de señales para indicar el estado en el que nos encontramos o nuestra localización. El sonido del silbato es más potente que la voz y requiere menos esfuerzo en un caso de emergencia y necesidad. Como elementos electrónicos tenemos en primer lugar el teléfono móvil. El principal problema de estos dispositivos es la carga de batería, por lo que puede ser recomendable llevarlo con las baterías completamente cargadas pero apagado y encenderlo solo en caso de necesidad. Debemos tener en cuenta también que dependemos de la cobertura de señal, ya que hay zonas en los entornos naturales en las que no tendremos ninguna. Por otro lado pensar que son aparatos delicados, con una protección baja o nula a la humedad y los golpes (motivo junto al tema de la carga de las baterías por la que es desaconsejable usar estos como GPS). 

La radio puede resultar muy útil en determinas circunstancias, donde los teléfonos móviles debido a problemas de cobertura no pueden llegar. Para emitir en determinadas frecuencias es necesario tener emisora y licencia para operar. Para su uso sin licencia, existe una iniciativa denominada #Canal77PMR que pretende aumentar la seguridad de todas aquellas personas que realizan actividades en la montaña portando una pequeña emisora/walkie. De cualquier forma debemos tener en cuenta que estos dispositivos no son infalibles, tienen un alcance limitado y un terreno muy accidentado pude interferir en la correcta transmisión de la señal.

Radio - SPOT - ARVA
El teléfono móvil es el dispositivo inalámbrico de comunicación más empleado actualmente, pero debemos tener en cuenta que existen zonas sin cobertura, son elementos frágiles y sus baterías tienen una duración muy limitada. Existen dispositivos de comunicación y emisión de señales más especializados. Izquierda: Walkie Talkie de uso libre sumergible IP67 compatible con norma PRM 446 - Centro: Equipo de localización y comunicación de mensajes vía satélite SPOT Gen3 - Derecha: Detector de víctimas para avalanchas

Existen otros elementos más especializados en la emisión de señales y petición de auxilio como los localizadores SPOT. Estos son dispositivos pequeños y robustos, no dependen de la cobertura móvil ya que trabajan como los GPS de mano, en los que el aparato mediante el envío de una señal a los satélites que orbitan alrededor de la Tierra, localizan nuestra posición y en lugar de enviarla de vuelta al aparato y aparecer en la pantalla, como ocurre en los Gps de mano, se envía a una centralita, que redirecciona la información a los contactos que previamente se han configurado. Permiten por un lado indicar a unas personas previamente designadas nuestra posición actual o mediante un botón S.O.S. emitir una señal de alerta directamente al Centro de Coordinación de Rescate de Emergencia Internacional (IERCC), el cual se pone en contacto con el organismo de rescate del lugar en el que nos encontremos. Estos dispositivos funcionan prácticamente en todo el planeta.

Por otro lado, para las salidas en zonas de nieve, existen unos dispositivos denominados ARVA, que son las iniciales en francés del aparato de búsqueda de víctimas de avalanchas (appareil de recherche de victimes d'avalanche) y su función es actuar como transmisor/receptor de una señal con el objetivo de localizar una víctima sepultada por un alud en el menor tiempo posible. Este aparato nos permite localizar o ser localizados por cualquiera que lleve un aparato similar, y puede ser (junto con la sonda, la pala y el conocimiento del buen uso de los mismos) nuestra única posibilidad de rescate en caso de una avalancha. 

 

Hidratación

Mantenerse hidratado es fundamental en la realización de cualquier actividad física. La ingesta de agua recomendada se estima en 2 litros diarios. Cualquier incremento en el ritmo metabólico requiere un incremento en la ingesta de agua. Se estima que un entrenamiento físico moderado puede originar pérdidas corporales por sudor de entre 0,8 a 1,4 litros/hora. Se puede calcular la cantidad de agua necesaria teniendo en cuenta el consumo calórico,  que sería 1 litro de agua por cada 1000 calorías consumidas. Estas cantidades deben incrementarse en entornos muy cálidos.

El uso de bolsas de hidratación facilita la reposición de fluidos durante la marcha.  También pude ser recomendable añadir carbohidratos, minerales, aminoácidos y vitaminas (existen multitud de preparados comerciales para disolver en agua) para evitar el agotamiento excesivo de energía  y mejorar la recuperación muscular.  

Camelbak - Filtro de Agua - Pastillas purificadoras
Las bolsas de hidratación son un sistema muy cómodo de mantenernos hidratados durante nuestros trekkings. a la izquierda: Bolsa de Hidratación Camelbak de 2.5 litros - Centro: Bomba manual para el filtrado de agua - Derecha: Pastillas purificadoras de agua de iones de plata y cloro

En actividades de larga duración debemos prever un método de abastecimiento de agua potable. Como norma general debemos tratar el agua de los lugares de abastecimiento (ríos, arroyos, etc.) como agua contaminada por virus, parásitos o bacterias y llevar con nosotros los sistemas de filtrado y potabilización que nos permitan eliminar los patógenos que pudieran estar presentes. 

 

Nutrición

El gasto calórico se incrementa durante la actividad física. Además de la comida habitual que nos aporte los nutrientes necesarios es conveniente llevar algunas comidas sencillas y energéticas como frutos secos o barritas energéticas.

Si bien para una salida de un día es suficiente con llevar un bocadillo y algo de fruta, cuando nuestra actividad se alarga a varios días necesitamos una forma de portar los alimentos con el mínimo de peso y volumen. Para estos casos, debemos recurrir a los alimentos liofilizados. La liofilización es un método de conservación de alimentos que consiste en deshidratarlos sometiéndolos a una rápida congelación y posteriormente se elimina el hielo generado mediante un calentamiento al vacío que lo transforma en vapor. Esto genera un producto de muy poco peso manteniendo las cualidades del alimento. Al no haber humedad los patógenos no pueden desarrollarse por lo que este tipo de alimento se mantienen en buenas condiciones por un largo espacio de tiempo.

Para preparar estos alimentos solo es necesario añadir agua caliente, normalmente en el propio envase donde viene el producto, y esperar unos minutos. Podemos encontrar en el mercado comidas completas liofilizadas que con apenas 120 gramos de peso aportan cerca de 500 Kcal. Además de comidas preparadas tenemos también productos como leche, huevos, café o frutas liofilizadas.   

Quizá la principal desventaja de este tipo de productos es que el proceso de liofilizado es caro y esto repercute en el precio final del producto.

Siempre tenemos que prever llevar en nuestras mochilas alguna ración o snack extra que nos vendrá muy bien en caso de que por cualquier eventualidad se alargue algo más nuestra actividad.

 

Aislante térmico

En este sistema lo que tenemos en cuenta es la ropa extra que llevaremos en la mochila para que nos aísle de forma conveniente del frío, calor, humedad, viento, lluvia, nieve, etc. Lo primero es adecuar nuestra vestimenta a la actividad y lugar que queramos desarrollar, teniendo en cuenta las posibles variaciones de temperatura, que en el medio natural pueden ser muy grandes.

Como indicamos en Sistema multicapas para vestir en montaña, la polivalencia necesaria en un medio tan cambiante como puede ser la montaña la encontramos en el sistema por capas. Por tanto en nuestra mochila llevaremos algunas capas adicionales y otras de repuesto. Como capa adicional no puede faltar la capa impermeable y corta vientos. Si las temperaturas del lugar al que vamos pueden caer mucho durante la noche debemos de prever llevar una capa intermedia de abrigo que nos permita mantener el calor corporal en esas situaciones, aun cuando no tengamos previsto pasar la noche. Siempre es muy recomendable llevar también una capa interior de recambio. Esta primera capa puede mojarse con el sudor durante alguna ascensión o algún tramo de particular dureza y luego resultar muy molesta durante las paradas. Además este tipo de capas son muy ligeras y abultan poco en nuestras mochilas por lo que no deben faltar. Otros elementos que pueden resultar muy útiles en nuestra mochila, un par de calcetines de repuesto, un pasamontañas, un gorro y unos guantes o manoplas.

Si tenemos siempre en mente la posibilidad de tener que hacer noche en el lugar donde vamos, siempre estaremos menos contrariados en caso de una necesidad o emergencia que nos obligue a hacer un vivac imprevisto. 

 

Refugio de emergencia

Para salidas de menos de un día o en trekkings donde se tenga previsto pernoctar en refugios u otro tipo de instalaciones o campamentos ya establecidos (donde no se porten tiendas  de campaña o equipo destinado a vivac), es necesario llevar algún tipo de lona que nos permita hacer un pequeño refugio contra la lluvia y el viento.

Dependiendo del sitio por el que vayamos a realizar nuestra actividad, de la época del año y de la temperatura que se pueda alcanzar por la noche, podremos optar por algo muy básico como una bolsa de basura grande, un poncho o una manta térmica que podamos utilizar como tarp.

Refugio: Bolsa de basura y Tarp
Siempre es necesario contar con la posibilidad de tener que pernoctar en un refugio de emergencia. Como mínimo deberíamos llevar la multifuncional bolsa de basura grande, aunque un tarp es más resistente y siempre resultará algo más fácil de montar. En la imagen Tarp de 3x3m que se puede montar sobre dos bastones de trekking

Puede ser necesario algo más preparado como una lona o tarp (los hay de menos de 300 gramos de peso) con algunos enganches, algo de cordino y unas piquetas, con las que podamos realizar un refugio de emergencia algo más preparado. Incluso en algunos casos es interesante llevar una funda de vivac y una colchoneta aislante que nos permita de forma muy rápida preparar un vivac para pasar la noche en unas condiciones aceptables.

 

Fuego

Para calentar la comida, el agua para los liofilizados, un té, o con el fin de derretir nieve para obtener agua debemos de llevar algún tipo de hornillo portátil de gasolina o gas. Para un uso básico como calentar la comida o agua, puede ser suficiente con un pequeño hornillo de pastillas de alcohol sólido o un pequeño quemador de alcohol líquido. Para un trekking de más de un día posiblemente la mejor opción sea el hornillo de gas (hay quemadores de menos de 30 gramos de peso). Existen bombonas de diversos tamaños (desde 100 gramos de combustible) y combinaciones de combustible para verano o cuatro estaciones. Para verano se utiliza una mezcla de propano y butano y para el invierno se utilizan mezclas de propano e isobutano. Existen otras especificas para condiciones invernales de mucho frio.  

Hornillos de acampada
Para un uso ocasional los hornillos de pastillas de alcohol sólido o los quemadores de alcohol líquido pueden ser una buena opción. Para trekkings de más de un día es más recomendable los hornillos de gas

En condiciones de emergencia en el medio natural la posibilidad de encender un fuego puede significar nuestra única posibilidad para no entrar en hipotermia. Aunque tengamos los conocimientos para encender un fuego por fricción usando solo medios naturales, hay que tener en cuenta que esto solo es posible bajo determinadas circunstancias, un exceso de humedad puede hacer imposible cualquier intento de encender un fuego por estos medios.

Para comenzar un fuego podemos llevar una barra de ferrocerio, pero siempre es recomendable llevar un mechero de montaña, o unas cerillas antiviento metidas en un bote estanco. También es conveniente llevar un algún tipo de iniciador como velas, combustible solido, tabletas de alcohol, etc.

 

Iluminación

Siempre es necesario llevar en nuestra mochila una linterna de mano o una linterna frontal, aunque solo vayamos a realizar una actividad en la que tengamos pensado regresar antes de anochecer. 

La mejor opción para nuestros trekkings es una linterna frontal estanca de LED, con foco e intensidad regulables. Las linternas frontales las podemos llevar cómodamente mientras andamos y nos ofrecen la luz justo donde la necesitamos. Además nos permiten llevar las dos manos libres, algo muy útil por ejemplo mientras montamos un refugio.  El sistema LED ofrece un mayor rendimiento con un menor consumo y la intensidad regulable nos permite ahorrar batería cuando no es necesario una máxima potencia. El foco regulable nos permite dirigir el haz de luz de forma concentrada a un punto o ampliado a una zona. La estanqueidad de la linterna nos garantiza su buen funcionamiento incluso bajo la lluvia.

Como siempre que tratamos de aparatos electrónicos dependemos de unas buenas baterías para un correcto funcionamiento. Es necesario comprobar siempre la carga de las baterías antes de salir, y siempre es recomendable llevar unas de repuesto en un bote estanco. Tenemos que tener también en cuenta que las bajas temperaturas pueden acortar de forma muy significativa la duración de las baterías.

 

Primeros auxilios

El medio natural es un entorno potencialmente hostil que expone nuestra salud a una seria de agresiones de mayor o menor magnitud. Existen también una serie de lesiones propias de las actividades físicas que realizamos, como pueden ser en nuestro caso unas ampollas en los pies, clavarnos una pequeña astilla, o del medio en el que nos movemos como las picaduras de insectos, etc. Aunque siempre debemos tomar todas las medidas necesarias para evitar y prevenir la lesión o enfermedad, debemos estar preparados para las posibles eventualidades. Esto implica la necesidad de llevar un pequeño botiquín, que tendremos que adaptar dependiendo del lugar donde vayamos, el número de días y nuestras características personales. Como mínimo el botiquín debe llevar:

  • Analgésicos: Paracetamol, aspirina, nolotil
  • Antiinflamatorios
  • Antidiarreico
  • Antiséptico
  • Protector solar para piel y labios
  • Colirio
  • Bucofaríngeos
  • Jabón o agente limpiador
  • Guantes de látex
  • Gasas estériles
  • Tiritas
  • Apósitos para ampollas
  • Pinzas
  • Venda elástica
  • Esparadrapo
  • Puntos de sutura adhesivos
  • Tijeras

 

Kit de herramientas

El cuchillo es el elemento principal en este grupo. Como utensilio en la preparación de la comida, en primeros auxilios, para hacer reparaciones en el equipo y en cualquier situación de superviviencia, el cuchillo es una herramienta fundamental. Podríamos decir que el cuchillo es en supervivencia lo que le mapa y la brújula en orientación. Para el trekking lo más funcional es un buen cuchillo de hoja enteriza y pequeñas dimensiones. Para pequeñas salidas podemos llevar una pequeña navaja.  Por tanto, nunca debería faltar un elemento de corte, en nuestra mochila.

Otro elemento que podemos añadir en este apartado es una navaja multiusos o una multiherramienta. La mayoría de los modelos  no tienen bloqueo en la hoja, por lo que no debería ser esta nuestra herramienta de corte principal. Existen en el mercado muchos modelos y marcas, pero podemos destacar dos casas en la fabricación de multiusos, la clásica suiza Victorinox, o la norteamericana Leatherman. 

Cuchillo, navaja multiusos y multiherramienta
Un buen cuchillo de hoja enteriza de tamaño mediano/pequeño es siembre un buen compañero para nuestros trekking. En el medio natural cuando no disponemos de otras herramientas es cuando sin duda apreciamos más las múltiples aplicaciones de las navajas multiusos y las multiherramientas

 

Protección frente al sol

Es necesario proteger nuestra piel del sol utilizando ropa adecuada y crema protectora en las zonas expuestas, y gafas de sol para proteger nuestros ojos. Los rayos ultravioleta del sol pueden provocar quemaduras en la piel o en la córnea del ojo provocando una ceguera más o menos prolongada. Además debemos tener en cuenta que por cada 300 metros de altitud que ascendamos se incrementa un 4% la radiación solar. La radiación solar también aumenta si se refleja en superficies como el agua o rocas calizas, pero sobre todo en la nieve, que refleja 3/4 partes de la radiación que recibe.

Para proteger la piel expuesta utilizaremos crema solar. El factor de protección solar (FPS) de la crema nos indica el tiempo de exposición sin riesgo que podemos estar. Por ejemplo, un factor de protección 15 nos indica que podemos estar al sol sin quemarnos 15 veces más tiempo que si no nos hubiéramos aplicado ninguna protección. Con un factor de protección alto debemos repetir la aplicación de la crema menos veces, aunque tenemos que tener también en cuenta que esta se pierde cuando estamos sudando. Para la protección de los labios también debemos aplicarnos protector labial, siguiendo las mismas recomendaciones con respecto al FPS que hemos comentado en la crema para la piel.  

Para la elección de gafas debemos tener en cuenta que cubran bien, incluido los laterales, sin impedir la transpiración o de lo contrario tendremos unas gafas empañadas cuando sudemos. Tiene que tener una protección de los rayos ultravioleta del 100%, y la protección de los rayos infrarrojos superior al 50%. Otro factor a tener en cuenta es el % de absorción de luz. Según la normativa comunitaria existen 5 categorías numeradas de 0 a 4:

Categoría % de absorción de luz Uso
0   0% - 20% Luminosidad muy baja: Actividades cotidianas
1   20% - 56% Luminosidad baja: Actividades cotidianas
2   57%-81% Luminosidad media: Actividades cotidianas / Deportes
3   82%-91% Luminosidad fuerte: Campo o playa
4   92% - 97% Luminosidad muy fuerte: Alta Montaña, Deportes acuáticos (no apta para la conducción)

Existen unas lentes llamadas lentes fotocromáticas que tienen la particularidad de oscurecerse o aclararse en función de la intensidad de luz, pudiendo pasar de una categoría a otra.

 

Resumen

Para resumir vamos a poner un pequeño checklist como recordatorio básico de los elementos en los diferentes sistemas:

  • Orientación y localización: Mapa - Brújula - GPS - baterías y teléfono móvil cargados
  • Hidratación: Agua en previsión y sistemas de purificación y filtrado
  • Nutrición: Comida extra
  • Aislante térmico: Ropa de repuesto
  • Refugio de emergencia: Tarp
  • Fuego: Encendedor, cerillas antiviento y hornillo
  • Iluminación: Linterna frontal
  • Primeros auxilios: Botiquín
  • Kit de herramientas: Cuchillo y navaja multiusos
  • Protección frente al sol: Crema y cacao solar - Gafas de sol

Artículos relacionados que

también te pueden interesar

Trekkings

El Blog

The Trekking Life

The Trekking Life es un blog sobre el mundo del trekking, backpaking, senderismo, montaña, rutas, bushcraft, orientación y uso del GPS, acampada, programas de cartografía digital, seguridad en montaña, supervivencia, etc... una forma de estar en contacto y vivir los espacios naturales



Copyright © 2019 thetrekkinglife.com. Todos los derechos reservados.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Ver política