El altímetro indica la diferencia de altitud entre el punto donde se encuentra localizado y un punto de referencia, habitualmente la altura sobre el nivel del mar

El altímetro barométrico mide la presión atmosférica del aire, como la presión atmosférica desciende con la altitud es posible conocer la altitud a la que nos encontramos.  A nivel del mar (a 0 metros) la presión es de 1.013 mbar (milibares) o 760 mmHg y disminuye a medida que la altura aumenta (cada milibar equivale a diez metros de variación). Conocer la altitud nos ayuda a conocer nuestra posición en el mapa, controlar el ritmo de progresión, identificar puntos críticos, o conocer la previsión del tiempo.

La precisión de un altímetro depende de la situación meteorológica. Los cambios en el tiempo suelen ir acompañados de cambios en la presión atmosférica y esto puede causar un error en la lectura del altímetro. Es necesario por tanto que nuestro altímetro permita compensar las variaciones de presión provocadas por el clima, y calar el altímetro siempre que tengamos una posición de altitud conocida.

Los receptores de satélite GNSS (Global Navigation Satellite System) son también capaces de medir la altitud usando la señal de satélite, aunque la precisión que tienen siempre es menor que la que tienen al medir la posición geográfica longitudinal. Cuando la precisión de nuestro receptor es de unos 3 metros, podemos esperar una precisión en altitud de unos 6 metros. Cuando la calidad de la señal es mala, la medición de altura por tanto también lo será. Por este motivo es muy recomendable que nuestro receptor GNSS lleve un altímetro barométrico incorporado. En estos receptores tendremos una altura calculada por satélite y otra altura que calcula el altímetro barométrico. El altímetro del receptor lo podremos calar entonces, o bien sabiendo una altitud conocida e introducciendola a mano o utilizando la altitud que nos da la señal de satélite.

Los altímetros digitales de los receptores GNSS (y la mayoría de los altímetros electrónicos de pulsera) nos dan la posibilidad de recabar un gran número de datos útiles durante la marcha como los desniveles acumulados en ascenso y descenso, el tiempo de marcha, las cotas máximas y mínimas, la velocidad media de ascenso y descenso, etc. lo que nos permite confeccionar una ficha de la ruta muy precisa. 

Por otro lado, los clásicos altímetros analógicos  presentan las ventajas de ser elementos simples, de fácil utilización, que no dependen de la carga de las batería, la cobertura de la señal o delicados componentes electrónicos y trabajan de forma eficaz a bajas temperaturas.

Calibrar Altímetro
Sea el altímetro analógico o digital debemos tener en cuenta siempre que los cambios en el tiempo suelen ir acompañados de cambios en la presión atmosférica y esto puede causar un error en la lectura del altímetro. Con el fin de que nuestro dispositivo sea lo más preciso posible recordaremos siempre:
> Ajustar la altitud del altímetro (calar) siempre al inicio de nuestra ruta
> Calar el altímetro siempre que alcanzamos cotas de altitud conocida, por ejemplo en puntos o vértices geodésicos
> Mantener el altímetro a una temperatura constante, ya que la temperatura afecta a la precisión del mismo

 

Orientación

Podemos ayudarnos del altímetro para conocer con exactitud nuestra posición en el mapa. Si nos encontramos por ejemplo subiendo o bajando un sendero o remontando una cresta y no conocemos exactamente nuestra posición, es posible hallarla comprobando la altitud con nuestro altímetro y localizando esa curva de nivel en el mapa que cruza por el camino o la cresta. También nos puede ayudar a precisar mejor nuestra posición cuando estamos determinando esta por triangulación.

También podemos tomar una referencia a un elemento del terreno y llevar esta al mapa. Conociendo nuestra altitud podemos ver la curva de nivel que corta el rumbo en el mapa y conocer nuestra posición. Puede darse el caso que la curva de nivel corte el rumbo en varias posiciones, será necesario entonces recurrir a la observación del terreno para precisar nuestra posición. 

 

Calcular el ritmo de progresión

Con el altímetro y un reloj podemos calcular el tiempo de progresión que estamos tardando en un determinado ascenso y podemos estimar de esta manera cuanto tiempo nos queda para llegar a la cima. 

Como hemos comentado antes, los altímetros digitales nos dan la posibilidad de recabar un gran número de datos útiles durante la marcha como son:

  • Desniveles acumulados en ascenso y descenso
  • Tiempo de marcha
  • Cotas máximas y mínimas,
  • Velocidad media de ascenso y descenso
  • Estimaciones de llegada a los puntos marcados

Esta información nos posiciona mucho mejor a la hora de tener que tomar decisiones sobre continuar o no una progresión, cambiar de rumbo. etc. y a posteriori nos permitirá confeccionar una ficha de la ruta muy precisa y detallada.

Datos del Altímetro
Con los datos de que nos proporcionan los altímetros digitales (como los que llevan los receptores GNSS) podemos confeccionar fichas ruta muy precisas y detalladas. Podemos generar los perfiles de altura de las rutas de forma automática, estos datos junto con los datos de los desniveles acumulados en ascenso y descenso, las cotas máximas y mínimas o la velocidad media de ascenso y descenso nos darán una idea muy precisa del tipo de ruta y su dificultad

 

Previsión del tiempo

Conocer la previsión del tiempo en montaña es muy importante para nuestra seguridad. El altímetro puede ayudarnos a prever algunos cambios probables del tiempo. Como hemos comentado, el altímetro barométrico mide la presión atmosférica del aire, cuando la lectura del altímetro muestra un incremento de altitud, corresponde a una disminución de la presión atmosférica. Si nos encontramos en una misma altitud durante un periodo de tiempo, por ejemplo en un campamento y el altímetro muestra cambios en la altitud, significa que hay un cambio barométrico que nos puede indicar:

  • Subida ligera de la presión (disminuye la altitud) -> Llega el buen tiempo o continua bueno
  • Subida importante de presión (más de 2,4 milibares - disminuye la altitud en más 24 metros) -> Tiempo incierto o mejora pasajera
  • Bajada ligera de la presión (aumenta la altitud) -> El tiempo empeora o continua malo
  • Bajada importante de presión (más de 2,4 milibares - aumenta la altitud en más 24 metros) -> Posibilidad de fuertes vientos y tormentas

Podemos resumir que con una ligera subida de presión mejora el tiempo, con una ligera bajada de presión el tiempo empeora y los cambios bruscos de presión (subida o bajada) son bastante indecisos para asegurar persistencia del tiempo. Aunque conocer estos datos puede resultar de utilidad, la presión atmosférica es sólo un parámetro de la atmósfera, y  para la previsión del tiempo entran en cuenta otros muchos factores. Por tanto, los cambios de presión en una zona nos servirá de forma orientativa para conocer la previsión del tiempo a corto plazo. 


Artículos relacionados que

también te pueden interesar

Trekkings

El Blog

The Trekking Life

The Trekking Life es un blog sobre el mundo del trekking, backpaking, senderismo, montaña, rutas, bushcraft, orientación y uso del GPS, acampada, programas de cartografía digital, seguridad en montaña, supervivencia, etc... una forma de estar en contacto y vivir los espacios naturales



Copyright © 2019 thetrekkinglife.com. Todos los derechos reservados.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Ver política