Facetas de regeneración tras estímulos de trabajo

Tras realizar cualquier actividad física, lo que abarca la realización de actividades cotidianas como pasear, actividades deportivas de cualquier tipo o ejercicios intensos de trabajo con cargas, se realizan una serie de desgastes en el cuerpo, que son los responsables de la fatiga. Tras la aplicación del estimulo el cuerpo entra un un periodo de recuperación, periodo que puede durar unas horas o hasta más de 10 días. Nuestro cuerpo no se recupera en bloque, los diferentes componentes fisiológicos que se ven involucrados durante el esfuerzo físico tienen distintos ritmos de recuperación. Estos sistemas son, el energético, el hormonal, el muscular, el articular y tendinoso, y el nervioso.

 

Recuperación Energética

Es el gasto de nutrientes que se utilizan durante el esfuerzo. Normalmente si se sigue una buena alimentación, hidratación y suplementación esta recuperación se realiza en unas horas.

 

Recuperación Hormonal

Durante el ejercicio físico intenso la concentración de cortisol aumenta con la intensidad del ejercicio. Los niveles de testosterona aumentan en los primeros minutos después de finalizar el estimulo  seguido de una importante disminución a las 2 horas de finalizar el mismo.  Este desequilibrio endocrino recupera su normalidad en el transcurso de 24 a 48 horas. En este caso es el sueño el principal factor de recuperación. 

 

Recuperación Muscular

Las proteínas y células que componen los músculos necesarias para la contracción de los mismos se recuperan de forma independiente en los diferentes músculos. Después de un entrenamiento moderado los músculos menos voluminosos se recuperan en 16 a 17 horas. Los músculos más grandes necesitan de 24 a 48 horas para recuperarse.

 

Recuperación Articular y Tendinosa

Durante la actividad física las articulaciones y tendones reciben un desgaste continuo, que se ve incrementado entre otros por una técnica deficiente, una posición defectuosa, desequilibrios musculares o por la acumulación de fatiga. 

En un estado inicial los tendones pueden inflamarse por un uso excesivo, esta inflamación puede durar hasta una semana. Si persiste el sobreesfuerzo sin una correcta recuperación se puede agravar la inflamación que puede persistir varias semanas. Si continua agravándose se pasa a un segundo estado que se caracteriza por una degeneración crónica donde desaparece la inflamación y se intensifica el dolor.  En un tercer estado el tendón se debilita hasta el punto de la ruptura. 

 

Recuperación Nerviosa

El sistema nervioso es el responsable de las contracciones musculares, estas se alcanzan cuando se libera un estímulo que se convierte en un impulso capaz de provocar la excitabilidad de la célula muscular. Las perturbaciones en el sistema nervioso debido a la fatiga por un estimulo de trabajo pueden durar hasta 10 días.

 

El grado de desgaste tras una actividad física depende en gran medida de la intensidad del estímulo y de la preparación del ejecutante. La recuperación de los sistemas afectados puede variar desde unas horas a más de una semana.  Como se ha comentado brevemente se puede incidir en este periodo de recuperación con una buena alimentación, hidratación y suplementación, periodos adecuados de sueño y un trabajo óptimo de recuperación activa, lo que se puede denominar como factores de recuperación.


Artículos relacionados que

también te pueden interesar

Trekkings

El Blog

The Trekking Life

The Trekking Life es un blog sobre el mundo del trekking, backpaking, senderismo, montaña, rutas, bushcraft, orientación y uso del GPS, acampada, programas de cartografía digital, seguridad en montaña, supervivencia, etc... una forma de estar en contacto y vivir los espacios naturales



Copyright © 2020 thetrekkinglife.com. Todos los derechos reservados.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Ver política